18 de noviembre de 2008

Recuerdo Cuando...Me Lamentaba Por No Ganar Nunca

Hace poco más de un año escribí un post en el que lamentaba el hecho de no haber ganado nunca un torneo. En aquella época llevaba encadenos 7 Top4 consecutivos con Tinkerless Gifts, sin mejores ni peores resultados.

Echando la vista atras, resultan comprensibles las razones por las que perdía siempre en los Top8.

No es que jugara perdidamente mal, sino que mis nervios me traicionaban, y en esos momentos cada error se paga caro. Muchos de mis oponentes recordarán lo muy tenso que me encontraba en las partidas de las rondas finales, y los espectadores recordaran que les pedía expresamente que no se encontraran detrás de mi, porque mi juego empeoraba tanto como mis nervios aumentaban. Los nervios me llevaban a cometer errores por pensar más en que estarían pensando las personas que me observaban, verlos hablar, y no pensar más en la partida. No me cabe ninguna duda de que los nervios eran mi gran problema, pero la verdad es que no podía evitarlo.

Controlar los nervios es algo verdaderamente dificil, pero creo que la prueba de fuego para mi, fue la final del 10º Campeonato de la LMV. Un torneo en el que conseguí ganar a pesar de tener muchísimos espectadores. Supongo que vencer a pesar de la presión ha sido lo que me ha llevado a encontrarme más tranquilo en los siguientes torneos.

En los dos últimos torneos de la LMV he tenido a gente detrás de mi en todas las rondas finales, pero eso no me ha hecho sentirme peor, de hecho, he jugado comodamente. He notado un cambio, y ha sido para bien, y me alegro mucho por ello. Esto demuestra que no se deja nunca de aprender en diferentes aspectos.

Si sufrís vosotros el mal de ser personas que se dejan influenciar por las acciones de los demás, o lo que piensen, y os ponéis nerviosos como yo lo hacía, no os voy a decir que trateis de tranquilizaros, porque sería una grave falacia. No creo que los nervios se puedan "curar" o evitar simplemente con esfuerzo, sino con mucha, mucha experiencia.

3 Comentarios:

lord_garfio dijo...

Desde luego a mi me pasa, en cuanto empiezo a jugar una partida en un torneo me pongo nervioso. Me pican las manos y no puedo evitarlo.

No quiero ni pensar como me pondre el año que consiga entrar en un top 8, me meare encima !!!!!!!

En fin, tienes razon en que esto solo se arregla con experiencia.

Saludos,
Juan Arpon

Josep Oriol dijo...

Tienes toda la razón Chapu, superar los nervios en un torneo es cosa de tiempo y experiencia. Creo que si hay buen rollo y simpatía mutua con el oponente los nervios desaparecen después de bajar la primera tierra, aunque ciertas situaciones adversas (los coleguitas del oponente hablando y riendo, etc) puede provocar que te salgas de las casillas y cometas más errores

Zero

Jose Pablo dijo...

Qué me vas a contar a mí, que estoy nervioso, desde la primera partida, y eso que juego torneos pequeños.
Para mí, es importante ganar, no ya por premio, sino por el ser buen jugador, saber qué banquillear, e intentar desarrollar nuevos mazos (está claro, que no es lo mismo un mazo que haga un jugador desconocido, que uno con renombre que gana torneos a cascoporro)

Espero un día, poder mirar atrás y ver esto como un bache. Quizás se junta que no juego bien, que no sé darme mulligan (aquí te doy pié a una posible entrada en tu blog "El arte del mulligan" :p). Sólo veo defectos y no virtudes en mi juego, con muchas jugadas me veo perdido y no tengo paciencia (podría asegurar que el 80% de las veces que esto sucede, estoy vendidísimo, pero podría pecar de soberbia, y no darme cuenta de otras cartas que tengo en el mazo, y pasar del 80 al 40%, no sé)
Espero algún día poder alcanzar un premio bueno del pack (mi sueño es hacerme con el pack, pero lo veo harto difícil)

Saludos

UAL