16 de noviembre de 2009

Las 100 Cosas que Haría si me Convirtiese en un Jefe Supremo Maligno

Internet lleva demasiado tiempo existiendo, el ser humano igual, el frikismo prácticamente anda a la par, y si juntamos todo eso, nos encontramos con que en la red se puede uno topar con todo tipo de chorradas. De hecho, algunas son verdaderamente interesantes...

¡Ser un genio del mal no es cosa fácil! Al menos, no aparanta serlo cuando tantos y tantos han caido presas de los mismos estúpidos errores. El Dr. Maligno, Sauron, Voldemort, Apocalipsis, Heihachi, Skeletor, Célula... En fin, la lista es interminable. Una lista de poderosísimos seres derrotados por su propio orgullo o desinterés en el conocimiento de las reglas básicas necesarias para dominar con supremacía el conjunto elegido.

Paseando por la red, me tropecé con una lista que explicaba paso a paso las razones por las que Voldemort es, simplemente, un orgulloso, estúpido y prepotente genio maligno. Pero lo que es más, descubrí que todo ello provenía de una lista aún mayor que contaba con cientos de errores garrafales que suelen cometer las menetes malignas, o mejor dicho, consejos para no incurrir en tales errores.

La Lista de Consejos a tener en cuenta a la hora de convertirse en un jefe supremo maligno está creada por un tal "Peter" y supongo que también por muchos otros usuarios y el paso de los años puliendo tales temas.

Yo he pasado un rato genial leyéndolas y tratando de recordar películas en las que el malo maloso cometía semejante error garrafal. A continuación una pequeña selección:

2. Mis conductos de ventilación serán lo suficientemente pequeños como apra que nadie pueda arrastrase por ellos.

5. El artefacto que resulte ser la fuente de mi poder no estará escondido en la Montaña de la Perdición, más allá del Río de Fuego, custodiado por los Dragones de la Eternidad. Lo tendré a buen recaudo en mi propia caja fuerte.

16. Nunca diré "Pero antes de matarte, hay una cosa que quiero que sepas".

19. No tendré una hija. Aunque su maldad sea equiparable a su belleza, una sola mirada del heroe y será capaz de traicionar a su propio padre.

39. Si tengo que ir irremediablemente a la batalla, no iré al frente de mis Legiones, y de ningún modo buscaré a mi homólogo en su ejército.

58. Si huir se hace necesario, durante la huida no me daré la vuelta para poner una postura dramática y espetar una frase clamando venganza.

75. Instruiré a mis Legiones de Terror en el arte de atacar todos juntos a la vez al heroe en lugar de por turnos alrededor de él y de uno en uno.

78. Nunca diré a mis tropas "Y traedlo vivo!!!" en su lugar diré "Y traedlo con vida si es razonablemente posible".


Si es que, ser malo no es cosa fácil...
UAL